Vivir sin plásticos no es tarea fácil, eso es así. Es cierto que los productos ecofriendly suelen ser más caros, más difíciles de encontrar en la mayoría de los casos o directamente nos la intentan colar, como los productos eco de Carrefour (¿los habéis visto, todo llenito de plástico?).

Pero si te has decidido a poner tu granito de arena, es porque eres alguien a quien estos argumentos no le echan para atrás, ¡bravo por ti!. Si buscas inspiración o no sabes muy bien por dónde empezar, aquí te dejo 5 ideas por las que puedes empezar para tener una vida libre de plásticos desde hoy mismo.

Nuevos hábitos sostenibles que puedes conseguir en un plis plas

Te lo adelanto: no te van a hacer falta ni los 21 días de Samanta. Es cuestión de un poco de organización y algo de investigación, la verdad sea dicha. Para empezar he seleccionado cosas sencillitas para hacer muy muy fácil el inicio de tu nueva vida ecológicamente más responsable y más sostenible. ¡Qué emoción!

Bolsas reutilizables para vivir sin plásticos

Todas ellas las llevo poniendo en práctica desde hace un tiempo, y creo que son básicas y ultra sencillas de mantener. ¡Sigue leyendo!

1. Usar jabones, champús y pasta de dientes sólidos

Notarás el cambio enseguida. No solo por la cuestión ecológica, sino porque este tipo de cosméticos están elaborado con productos naturales (¡a veces se aprecian pequeños trocitos de los ingredientes en el jaboncito!). Los champús naturales, por ejemplo, aportan un extra de brillo y suavidad tanto en tu cabello como en tu piel.

En mi caso, antes de pasarme a estos jabones usaba el de H&S especial para cabello graso. Me informé un poco y resulta que estos champús son tan eficaces porque son muy agresivos con el cuero cabelludo (¡socorro!). Con los champús sólidos no me ha vuelto a pasar. Normalmente los compro con componentes cítricos, que están indicados para mi tipo de pelo.

Pastillas de jabón sólido para una vida sin plástico

2. Dejar de usar bastoncillos de oído

Piénsalo: ¿realmente los necesitas? Vale que da gustirrinín, pero esa no es una actitud nada ecológica. En la mayoría de los casos los bastoncillos de oído tiene componentes de plástico que llegan en muchas ocasiones (oh, sorpresa) al mar. Hace ya años que dejé de usarlos; con un piquito de mi toalla me seco el pabellón auditivo y listo.

Porque no amigas, no es necesario retirar con mucha frecuencia el cerumen que fabrica nuestro cuerpo como barrera protectora. La buena noticia es que el Parlamento Europeo ha prohibido su fabricación con materiales plásticos a partir de 2021.

Si a pesar de todo no puedes vivir sin ellos, puedes encontrar versiones más eco en materiales como bambú.

Bastoncillos de oído biodegradables

3. Llevar tus propias bolsas (de tela) a la compra

Es ya un clásico. Y si aún no lo haces es que estás más out de lo que pensabas. Quien no lleva ya sus propias bolsas a la compra reutilizables es porque sencillamente no quiere. Existen ya cientos y cientos de opciones para el uso de estas bolsas. Y si quieres ir un poco más allá, ¿qué te parece llevar tus propios tuppers y recipientes a la pescadería o carnicería?

Bolsas de tela para la compra

4. Usar un cepillo de dientes de madera (de bambú)

Los cepillos de dientes de madera han llegado para quedarse. Hacen exactamente la misma función y del mismo modo que los de plástico, con la ventaja de que la mayoría de sus partes son biodegradables. Ciertamente, aún no he encontrado ninguno con cerdas biodegradables al 100%, pero ya es un paso. Tiene una vida útil similar a los de plástico por lo que apenas notarás el cambio.

Cepillo de dientes de bambú

5. Desterrar de tu hogar las vajillas de un solo uso

Las vajillas de un solo uso tienen también los días contados (hasta 2021, para ser exactos). Lo ideal es usar vajillas reutilizables, pero si no es posible decántate por una de cartón, de hoja de palma, de caña de azúcar, de madera… existen ya muchas opciones en el mercado para dejar de generar residuos plásticos y tener una vida más eco. Es probablemente el cambio que a día de hoy más repercusión puede tener para frenar la expansión de los mares de plástico.

Vajilla reutilizable para llevar

Y esto es solo el comienzo de tu nueva vida sin plásticos

Como decía una vida sin plásticos requiere sobre todo de concienciación y voluntad. Si ya tienes esto, todo es empezar. Debes saber que esto del consumo responsable es como el feminismo: cuanto te pones las “gafas eco” ya no hay vuelta atrás. Mucho ánimo con esta nueva etapa; ¡el planeta te lo agrade hoy más que nunca!

***

Y tú, ¿has comenzado a vivir sin plásticos? ¿Cuáles son los primeros hábitos que has cambiado? Cuéntanoslo en los comentarios 💜

🥑 ¿Tienes algo que decirle al mundo? En el blog para mujeres Aguacate Nena hay un sitio para ti. ¡Contáctanos!

Vivir sin plásticos: ayuda a cambiar el planeta desde hoy mismo

Comparte el amor
Nos encantan las Cookies. Las de chocolate, de jengibre, de limón, de vainilla... pero la UE nos obliga hablarte aquí de esas otras Cookies que son un rollazo. Aún así, si quieres saber más, puedes consultar toda la info aquí.    Ver Política de cookies