¿Estamos preparadas para la nueva normalidad? Ya lo creo que sí. Llevamos un tiempo escuchando en los medios de comunicación palabras que no estaban en nuestro vocabulario habitual: desescalada, nueva normalidad. Hemos prestado atención a todas las medidas que se han propuesto para iniciar el proceso que nos lleva de vuelta a una vida normal. Pero no como la de antes sino a un nuevo escenario, una nueva realidad.

Y a continuación vas a encontrar algunas pautas que van a ayudarte a hacer este viaje hacia la nueva normalidad de una manera segura y saludable.

Tras haber entrado con éxito en la fase 0, llegan por fin en la fase 1 las visitas y reuniones con familiares y amigos (máximo 10 personas) con el privilegio incluso de poder sentarnos en una terraza a tomar algo. Todo ello aliñado con la distancia de seguridad de dos metros, uso de guantes,  mascarilla y lavado de manos. 

Mascarilla para protegernos y proteger ante la Covid 19

¿Qué hay de nuevo en esto? Otra vez, debemos hacer frente a cambios que harán que viejas conocidas como la inseguridad, el miedo o la incertidumbre llamen a nuestra puerta, es así, lo único que pretenden estas compañeras es protegernos del peligro ante lo desconocido.

¿Estamos preparadas para asumir e incorporar estos nuevos comportamientos a nuestra nueva rutina?

Si hemos conseguido salir de nuevo a la calle, que no es poco, estoy segura de que seremos capaces de retomar poco a poco la vida normal. Esto nos llevará de vuelta a la casilla de salida, va a suponer el mismo efecto que cuando llegó el confinamiento, nos va a parecer rara y extraña esta forma de empezar de nuevo a vivir, nos acecharán miles de dudas, pero con el paso del tiempo nos iremos conociendo en este nuevo escenario para poder reajustar nuestra manera de actuar.

Ser amables con nosotras mismas, escuchar nuestras necesidades y proponernos objetivos ajustados y realistas

Cómo vivimos la nueva normalidad

Aquí nos encontraremos con maneras diversas de afrontar esta nueva etapa de desescalada

  • Las que se hayan sorprendido descubriendo que otra forma de vivir es posible: con más tranquilidad, más sosiego, menos necesidades superfluas, disfrutando en casa de la familia, etc. y no quieran perder esos privilegios. 
  • Quienes no tengan prisa por salir y no necesiten nada más que sus pequeños paseos.  
  • Aquellas a las que no les apetezca volver a ese ritmo de vida frenético de trabajo, atascos, llamadas, obligaciones y compromisos varios. Les invada la pereza de volver a meterse en el bucle de la rutina y volver a repetir lo siento, no tengo tiempo y mucho menos quieran agobiarse por tener que empezar ya a tomar decisiones. 

Elabora tu plan de desescalada hacia la nueva normalidad

  • Las que tengan ansiedad por liberar esa energía acumulada, retomar esa vida llena de eventos sociales, con ganas de hacer y probar de todo.
  • Aquellas que hayan vivido el confinamiento en soledad y tengan unas ganas locas de volver a la vida de antes y poder abrazar y ver a su gente.  
  • Quienes no quieran salir porque perciben todo como una amenaza a su seguridad física y les paralice el miedo a exponerse a un posible contagio.


Otros casos no menos importantes, en los que hay psicopatología como fobias, ansiedad, depresión, trastorno obsesivo compulsivo, etc. quizá lo vivan de una manera diferente al resto, agudizándose en algunos casos los síntomas o precisando de una ayuda profesional más especializada.

Las heroínas y los héroes sin capa

No quiero olvidarme de aquellas personas que han sufrido en su propia piel la Covid19, han luchado en la primera línea de la batalla, han perdido a seres queridos, han perdido un trabajo o están en situación de riesgo social, todas ellas necesitarán más tiempo para adaptarse y tendrán quizá más dificultad a la hora de poder retomar de una manera efectiva este nuevo momento. 

Las heroínas de esta crisis no llevan capa

En todo caso, todas las opciones son válidas y respetables, siempre que estén en consonancia con nuestra forma de ser y de vivir. No ocurre nada malo si nos vemos desbordadas por la situación y pensamos que necesitamos ayuda especializada, sería la decisión más acertada. 

Hasta el momento la vacuna todavía no ha llegado, por lo que tendremos que aprender a vivir esta nueva normalidad con las medidas de seguridad hasta que haya algo efectivo con el que poder hacer frente al virus.

¿Nos gusta este nuevo panorama?, imagino que a la mayoría no, pero vamos a pensar que cumpliendo con las medidas de distancia física y el uso de mascarilla, gel y guantes podremos evitar contagiar y que nos contagien. Ese va a ser el objetivo que nos va a seguir moviendo hasta que todo termine con la llegada de la esperada vacuna. 

El aislamiento social sigue siendo clave en las fases de desescalada

Recomendaciones para transitar hacia la nueva normalidad de una manera saludable

Vamos a terminar con unas recomendaciones para sea el caso que sea, nos vayamos acostumbrando y os animéis a empezar a vuestro ritmo: 

  • Ser amables con nosotras mismas, escuchar nuestras necesidades y proponernos objetivos ajustados y realistas. Empezar por lo más básico como por ejemplo, poder dar un pequeño paseo, permítete ir a tu ritmo. 
  • Crea tu propio plan de desescalada, de esa manera puedes tener mayor sensación de control, podemos plantearnos: 
    • cómo queremos que sea esta vuelta
    • cómo queremos vivirlo
    • qué cosas quiero mejorar
    • cuáles son los hábitos y rutinas quiero mantener
    • qué cambios voy a introducir 

Tómate tu tiempo para adaptarte a la nueva normalidad

  • Buenos hábitos de información para desarmar al miedo: la información es poder. Ante cualquier duda infórmate de la manera más rigurosa y real posible, consulta fuentes oficiales y con profesionales acreditados. 
  • Planificación al poder: organizar, reorganizar, hacer cambios y ajustes en nuestro horario. 
  • Seguir manteniendo las actividades placenteras para desconectar y relajarnos. Crea tu propio rincón de la calma, tu templo casero. 
  • Seguir manteniendo relaciones sociales, ello nos ayudará a compartir experiencias, expresar emociones y recibir apoyo, aliviando la carga y la presión de la nueva situación. 

La nueva normalidad, infografía con consejos

***

He de confesar que durante todo este tiempo he descubierto que hemos sido capaces de parar y bajarnos de este acelerado ritmo de vida lleno de eventos sociales, compromisos, consumismo, etc. Y de abandonar esa presión por querer llegar a todo y sentirnos mal si no llegamos. Me encantaría poder quedarme así, pero también entiendo que la vida debe continuar y que la economía tiene que volver a la vida. Y para ello tenemos que volver a consumir, a viajar, etc. Sea lo que sea lo que nos depare el futuro, mi único deseo es que volvamos a la normalidad más unidas. Que nos escuchemos más, seamos más solidarias, tengamos más conciencia colectiva y cuidemos más el mundo en el que vivimos.

Y tú, ¿has empezado a hacer tu plan propio plan hacia la nueva normalidad? ¿Quieres compartir tus inquietudes con nosotras? Déjanos un comentario

También puedes contactar con la autora a través de su perfil: Perfil de LinkedIn de la psicóloga Raquel Andrés Jiménez

***

🥑 ¿Tienes algo que decirle al mundo? En el blog para mujeres Aguacate Nena hay un sitio para ti. ¡Escríbenos!

Transitar hacia la nueva normalidad de una forma saludable

Comparte el amor
Nos encantan las Cookies. Las de chocolate, de jengibre, de limón, de vainilla... pero la UE nos obliga hablarte aquí de esas otras Cookies que son un rollazo. Aún así, si quieres saber más, puedes consultar toda la info aquí.    Ver Política de cookies